Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid | 22 mayo 2024.

BIOGAS Y MEDIO AMBIENTE

CCOO de Madrid rechaza la creación de una planta de biometano en Torrejón de la Calzada, junto a viviendas, centros educativos y residencias de personas mayores

  • El sindicato exige para la región una gestión de residuos distribuida, con responsabilidad social y ambiental

08/04/2024.
Ayuntamiento de Torrejón de la Calzada

Ayuntamiento de Torrejón de la Calzada

La empresa Acciona pretende instalar en terrenos del término municipal de Cubas de la Sagra, pero muy próximo al núcleo urbano de Torrejón de la Calzada, una gran planta de biogás, que afectaría negativamente a las viviendas de la zona y, de manera especial, a varios centros educativos y sanitarios. Por ello, CCOO de Madrid rechaza el proyecto y exige una ubicación alternativa y una gestión distribuida, en plantas de pequeño tamaño, que no ponga en riesgo la salud y el medio ambiente.

Las plantas de biometano son una alternativa para dar un uso a residuos no compostables, tanto de origen doméstico (aceites, carne, etc.) como procedentes de lodos de depuradora, purines y residuos agrícolas y ganaderos, para producir gas mediante un procesado. Pero una gran instalación genera en el entorno problemas ambientales, como

malos olores y plagas de moscas y mosquitos, y un incremento del tráfico en la zona, especialmente cuando los residuos deben ser trasladados desde los puntos en los que se generan. Si además, como es el caso de la planta que se prevé en el sur de Madrid, se encuentra cercana a arroyos, se corre el grave riesgo de contaminación del agua, que afectaría a la cuenca del Tajo. Por eso CCOO rechaza la instalación de la macro planta de biogás (en la que se pretenden quemar 70.000 toneladas de residuos al año) junto a los núcleos de población de Torrejón de la Calzada y Cubas de la Sagra, sumándonos a la petición de organizaciones ecologistas y vecinales.

En CCOO preocupa especialmente la cercanía de estas instalaciones a varios centros educativos (dos escuelas infantiles, tres colegios y un instituto de Educación Secundaria) y un centro de mayores. La secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvín, señala que los centros educativos deben garantizar la sostenibilidad y la calidad ambiental de los propios centros y del entorno, por lo que estas instalaciones afectan negativamente tanto a docentes como a alumnado y repercuten en el desarrollo de las actividades, incidiendo además en el desequilibrio territorial. Y destaca los apenas 300 metros que separan uno de los colegios y el espacio elegido para esta macro instalación.

En el mismo sentido se pronuncia el secretario general de la Federación de Sanidad de CCOO Madrid, Mariano Martín- Maestro que alerta de la proximidad de la planta a una residencia de personas mayores y los efectos sobre las condiciones de vida y la salud de residentes y personas trabajadoras- ya que estas plantas suponen la exposición a agentes asociados a trastornos respiratorios.

Aunque CCOO no se opone a la utilización de residuos no compostables para generar biogás, sí rechaza estas macro instalaciones y que vuelvan a ser las comarcas del sur y del este de la región las que alberguen las infraestructuras para el tratamiento de residuos. De hecho, se está planteando también en la localidad de Pinto, muy cercana al propio Torrejón y Cubas de la Sagra, una ampliación del macro vertedero. Es un modelo irresponsable, porque los vecinos y vecinas de muchas zonas no son conscientes ni socialmente responsables de la generación de residuos porque estos se envían a otros barrios y otras localidades. Y es un modelo injusto que genera desequilibrios territoriales, haciendo recaer los efectos negativos en algunas zonas y limitando sus posibilidades de desarrollo. En este caso, incluso, se pretende llevar al sur de Madrid, ya saturado de estas instalaciones, residuos generados en otras regiones (además de la propia Comunidad de Madrid) convirtiendo la zona en una especie de parque temático de instalaciones molestas y peligrosas para la salud y el medio ambiente.

En cuanto a las poblaciones en las que se implantan, las grandes plantas de biogás suponen un deterioro de la calidad de vida, por la cercanía a viviendas, centros escolares (el más cercano está a menos de seiscientos metros) y sanitarios. Ángel Juberías, secretario de Medioambiente y Movilidad de CCOO de Madrid, señala el riesgo de contaminación del agua por lixiviados, ya que “por la parcela en la que se quiere hacer esta instalación transcurre el arroyo de la Peñuela, que acaba vertiendo en el Tajo, con el peligro de contaminación de la cuenca”. Además los desechos producidos en el tratamiento contienen residuos altamente contaminantes que afectan al agua y al suelo.

Las plantas de biogás, de pequeño tamaño y cercano a los puntos de producción de los residuos son una alternativa para un tratamiento sostenible y una solución para pequeños productores. Pero en la actualidad, la creación de grandes plantas genera muchos problemas y costes ambientales para la ciudadanía y para el entorno y beneficios únicamente a las grandes empresas que los impulsan, por lo que CCOO de Madrid traslada a la Consejería su rechazo al proyecto y la exigencia de un modelo alternativo a la gestión de los residuos, distribuido y que pase por no crear nuevas instalaciones para el tratamiento en el sur y este y por la valoración de los efectos en la población. En estos efectos, los centros educativos y sanitarios deben ser considerados puntos especialmente sensibles y con una alta protección.