Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid | 1 marzo 2024.

CCOO denuncia una crisis humanitaria en los colegios madrileños

  • Crisis de las becas de comedor: De mal en peor

03/10/2023.
Familias presentando, en la dirección de Área Territorial, subsanación solicitada por la empresa que gestiona las becas al comedor

Familias presentando, en la dirección de Área Territorial, subsanación solicitada por la empresa que gestiona las becas al comedor

Un mes después de empezar el curso la concesión de becas de comedor sigue sin resolverse. “La adjudicación de las becas de comedor para el curso 2023/24 es un proceso lleno de fallos administrativos”, advierte la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvin. Han tenido que ampliar el plazo para lo que llaman “subsanación de errores de las familias' y seguimos igual o peor”, añade. En los últimos días ha llegado una comunicación masiva de denegaciones a miles de familias.

Después de un primer retraso - que denunció CCOO hace un mes - que dejó entonces las familias necesitadas sin el dinero para pagar la comida de sus hijos e hijas, muchas familias que han tenido que hacer hasta tres de estas subsanaciones han recibido un SMS denegándoles la beca. “Empezaron con petición de DNI o documentación distinta para hermanos de la misma familia y ahora están pidiendo documentación como convenios de separación a madres que han formado una familia monoparental”, describe Galvín el calvario al que están sometidas muchas familias por parte de la Consejería de Educación del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso.

CCOO denuncia que muchos de estos requisitos no figuran en la convocatoria inicial, que se rige exclusivamente por los ingresos familiares. Para el sindicato se está cruzando la línea de vulnerar derechos fundamentales de las familias solicitantes. y se les está sometiendo a indefensión y a inseguridad jurídica. “Todo este proceso encima está externalizado. Es decir, lo está llevando a cabo una empresa que ha cobrado casi 229.000 euros por la gestión caótica. Empresa que, además, va a disponer de los datos personales de cientos de miles de familias y de sus hijos. Eso es inaceptable”, dice Galvín.

Muchos menores, un mes después de iniciarse el curso, siguen sin poder comer en el comedor de su centro porque sus familias no tienen el dinero para adelantar el precio del menú. La Consejería ofrece dos tipos de ayudas: unas que cubren el 82% del coste. La familia paga 1 euro por el menú, en vez de 5,5 euros. Es para las familias con menos de 3.000 euros de renta per cápita. Y otra que corresponde al 45,5% - 3 euros el menú para quienes no ingresen más de 4.260 euros. Para este curso está previsto 100.000 becas comedor. Un modelo que, de partida, para CCOO es muy insuficiente dado que, para una mayoría de familias madrileñas, sometidas a las subidas del IPC y de las hipotecas, es un gasto inasumible. A esto se suma, además, que en la Comunidad de Madrid el 14 % de los menores está en situación de pobreza.

Lo que está pasando con las becas de comedor para Galvín es “una auténtica crisis humanitaria en la comunidad que se dice más rica de España” y es “una crisis de vulneración de derechos fundamentales en la comunidad que se autodenomina de la libertad”. CCOO exige soluciones ya.

El sindicato reivindica que el Gobierno de Ayuso haga un ingreso, por la vía de urgencia, para que los centros puedan pagar a las empresas de comedor y que así coman los menores. Además, este nuevo sistema ha fallado desde todos los puntos de vista. “La Consejería tiene que rectificar. Hay que devolver la gestión al sistema público. En vez de externalizar la adjudicación de las becas hay que reforzar a los centros con administrativos para que vuelvan a ser los centros quienes ayuden a tramitar las solicitudes mensualmente. Así se hacía hasta el curso pasado sin que nunca se haya producido un caos de estas características”, resume la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvin.