Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid | 17 abril 2024.

1 de Mayo 2024

NO AL CIERRE DE COLORÍN COLORADO

No sin Colorín Colorado

    Autoras: Trabajadoras de la Escuela Infantil Colorín Colorado

    06/03/2024.
    No sin Colorín Colorado

    No sin Colorín Colorado

    En la Escuela Infantil Colorín Colorado, tras muchos años de gestión indirecta, en 2021 hubo un cambio de Empresa y entró Atreyu Blota Carto S.L.

    Tuvimos que continuar con la lucha sindical que ya iniciamos con Kidsco y hemos defendido nuestros derechos laborales más que nunca.

    Intentaron cambiar nuestras jornadas, ampliar nuestros horarios, hacernos perder tiempo de descanso y perder un montón de derechos conquistados, pero no nos iban a doblegar, lo paramos, lo luchamos y lo ganamos (si aún no te has dado cuenta, esta historia va de lucha y el final feliz depende de todas nosotras).

    Las denuncias a la Inspección de Trabajo han sido numerosas por no cumplir con el Convenio Colectivo ni el Estatuto de las Trabajadores. Además, esta Empresa no contaba con Plan de Igualdad (que es obligatorio), ni había hecho ni una sola Evaluación de Riesgos Laborales. Hemos padecido temperaturas por debajo de los 14 grados por no poner la calefacción.

    Ha habido etapas en las que los recortes han sido tan grandes que no había comida suficiente para las y los pequeños ni para las educadoras, faltaban productos de limpieza o carecíamos de papel secante... Pero no nos quedamos quietas, denunciamos en la DAT Capital, en la Consejería de Educación y en lo que antiguamente era el defensor del menor. Pero no pasó nada, a nadie parecía importarle, más que a nosotras y a las familias.

    Un verano, el de 2023, Atreyu decide despedirnos el mes de agosto para no pagarnos las vacaciones y nos manda al paro. Se inventan un ERTE por causas económicas y, actualmente, está en manos de la Audiencia Nacional. Dicho ERTE, según sus propias palabras, garantizaba un curso de 2023/2024 tranquilo, pero no fue así. El mes de enero lo cobramos 21 días tarde, y en febrero nos enteramos, por las familias, que el próximo curso la Escuela cerrará sus puertas: la empresa gestora renuncia a nuestra gestión y la Comunidad de Madrid mira para otro lado.

    Era de esperar. Gestionar una escuela luchadora, reivindicativa, trabajadora y con una vocación desbordante, debe ser muy difícil, porque les obliga a cumplir con sus responsabilidades y obligaciones legales, lo que nunca antes les había pasado.

    Volviendo a la Consejería de Educación, son conocedoras desde hace años que la Escuela necesita arreglar las humedades que afectan a 2 de las 7 aulas pero, al no ser un problema estructural, el cierre no es inminente.

    Por todo esto, desconocemos las razones reales de esta decisión:

    ¿Pelotazo inmobiliario?, ¿pérdida de otro servicio público en un barrio que peleó por subsistir ante el proyecto Chamartín?

    Nadie garantiza la reapertura de esta Escuela, no existen proyectos de obra ni partidas presupuestarias conocidas.

    Perdemos 100 plazas públicas de Escuela Infantil 0-3, perdemos casi 20 puestos de trabajo con larga experiencia profesional... Cada vez que perdemos en Educación nos garantizamos un futuro peor.